• Adam Smith demostró un mayor conocimiento del valor de la industria del demostrado por los fisiócratas.

    Smith parte del principio de que la división del trabajo es la fuente del enriquecimiento, pero en la Riqueza de las naciones centra su interés en explicar el hecho en función de la tendencia de los individuos al intercambio. Smith señaló el problema del valor de cambio de bienes al distinguir entre el valor de uso y el valor de cambio. El escocés avanza aún más y establece que el trabajo ha sido el primer precio.

    El problema no acaba ahí, pues en los precios están también incluidos los beneficios del capital y la renta de la tierra. Sus aportaciones le permiten superar la visión de los fisiócratas.

    Se comprende el análisis del Smith en tres grandes líneas: el salario de los obreros ocupados en la producción, los beneficios del capital invertido y la renta de los propietarios de la tierra. Esa visión sería incompleta si Smith no analizara el salario de los trabajadores que no intervienen en la producción.

    Ahora bien, no deja de señalar la oposición de intereses entre las clases productivas, las injusticias de los grupos poderosos sobre los trabajadores, o de las metrópolis sobre las colonias, cuya independencia parece en algún momento desear. Siempre será partidario de la menor intervención del Estado.