List

A pesar de que los instrumentos financieros no se crearon en la Edad Moderna, tienen su origen en el Medievo, sí que podemos afirmar que del 1500 al 1800 se vive un buen momento para la banca, caracterizado por la ampliación e intensificación de la actividad bancaria y de las técnicas financieras. Es imprescindible comprender el impresionante progreso de desarrollo del mundo del crédito y las finanzas que se vive de los siglos XVI a XVIII para lograr entender el avance de la economía capitalista en la Contemporaneidad.

En el siglo XVI los medios de pago, ya creados, sirven para ampliar los mercados europeos, destaca el ámbito italiano donde, con ciertos límites al principio como la permanencia del trueque y la desconfianza de una economía monetaria. Sin embargo, poco a poco la economía dineraria va abriéndose camino, imponiéndose por las necesidades de abrir nuevos mercados y llegar a comerciar en lugares cada vez más lejanos.

La moneda metálica, cuyo valor se basaba en la cantidad de oro, plata o vellón que llevara, sirvió para simplificar los intercambios, puesto que era su valor intrínseco lo que servía como patrón internacional. Esto obligaba a que los monarcas pusieran un especial empeño en mantener la “buena moneda”, algo que no siempre podía ser, como manera de asegurarse de que no perderían la confianza de sus banqueros y que podrían pagar al ejército mercenario. Esto creará muchos problemas cuando gran parte del metal que entre en el país salga al exterior en manos de los genoveses o de soldados eslavos.

En el siglo XVII, el valor nominal de las monedas suele ser superior al intrínseco lo que provocó tensiones inflacionistas en la economía de los países que optaron por falsear la moneda en época de debilidad de la hacienda. Ante la falta de metales preciosos que vivía la Europa del XVI se impulsó la navegación y la exploración de África y América en busca de minas que pudieran solucionar la crisis de la moneda.

Otros de los elemento que constituyen un importante factor de dinamización de los intercambios y de desarrollo de las técnicas del crédito eran las ferias, que eran reuniones periódicas de comerciantes a las que reyes y gobernantes, con objeto de favorecerlas, habían concedido privilegios y franquicias, dado que propiciaban el desarrollo económico de las ciudades en las que se celebraban. En las ferias se ponían en contacto comerciantes de diferentes ámbitos que mercadeaban al por menor y al por mayor, en presencia o no de las mercancías. Esto último es muy interesante, puesto que la compra de los productos podía realizarse tras el análisis de muestras, lo que significa que comprador y vendedor debían suscribir un contrato en el que fijaran el acuerdo alcanzado, estableciendo un compromiso en el que podía acordarse el pago a plazos. Con el paso del tiempo, estos acuerdos entre dos y más partes se fueron haciendo más frecuentes, con lo que se hizo necesario la presencia de hombres de negocios que garantizarían el pago de las cantidades que el comerciante pedía. De esta manera, las letras de cambio se convirtieron en un elemento frecuente y necesario para los intercambios comerciales en la Edad Moderna. Poco a poco, las operaciones financieras fueron ocupando un mayor espacio y estas ferias pasaron a ser el lugar en el que banqueros y prestamistas fueron sustituyendo los espacios ocupados por los mercaderes. No todas las ferias europeas tuvieron la misma importancia, citaremos tan sólo alguna de ellas:

– Entre las francesas destacan Lyon, que solía celebrarse cada tres meses; Besançon creada en 1535 por comerciantes genoveses y que luego pasaron a Plaisance.

– En Castilla estaban Medina del Campo, Villalón y Medina de Rioseco. De entre estas las más conocidas eran las de Medina del Campo, que se erigieron como centro financiero y de negocio entre Castilla y Flandes.

El relevo de las ferias lo tomaron una serie de grandes urbes que se constituyeron como centros permanentes de negocios, estamos hablando de las bolsas y bancos que, especialmente desde el XVII hicieron innecesarias las grandes ferias. Estos centros, que podemos decir que empezaron a constituirse desde mediados del XVI, eran en principio espacios al aire libre en los que posteriormente se construyó un edificio que se distinguiría por ser un lugar de actividad económica. Por ejemplo, el término “bolsa” procede de la ciudad flamenca de Brujas, donde las reuniones de comerciantes tenían lugar en el llamado Hótel de Bourses (F. Braudel). En estos lugares no sólo era el punto de encuentro de personajes dedicados por entero a los negocios, también en ellos se negociaban titulos de deuda del Estado y otros valores que sirvieron para completar las rentas de hombres cuya ocupación principal no tenía por qué encuadrarse dentro del sector terciario. Existen testimonios de mercados de acciones ya desde el siglo XV, caso de Leipzig, donde cotizaban las de minas alemanas. Sin embargo,la bolsa europea por excelencia era la de Ámsterdam, creada a comienzos del siglo XVII, donde pronto se situaron las grandes compañías comerciales dedicadas comercio con Asia y América.

Podemos afirmar como resumen general que la aparición de la Banca responde a una situación práctica, ya que en los mercados que había, era necesario establecer un sistema de cambio de moneda (cambistas). En Italia se les daba a los encargados de esos negocios “banqueros”, debido a que se situaban detrás de un banco donde ponían las monedas. Lo importante es que, en razón de la mentalidad distinta, aceptaban el depósito y la transferencia de dinero. De esta manera el dinero “crecía”, puesto que, aunque había que devolverlo a la persona que lo había depositado, con reservar una pequeña cantidad de dinero el resto lo podían poner a fructificar, por ejemplo invirtiéndolo en mercadería.

Otra realidad que deja de ser un simple intercambio y se hace más compleja en su funcionamiento pero más fácil de entender para los hombres modernos, son las sociedades mercantiles. Podemos diferenciar distintos tipos entre las primitivas compañías algunos términos propios de las nuevas formas de negocio:

Comanda o commenda (Marítima): unión entre un socio industrial y un socio capitalista, siempre se hacía un tráfico triangular, se tocaban varios puertos hasta que se llegaba al de origen.

La propia naturaleza de los contratos rezumaba desigualdad socioeconómica entre las partes, sin embargo, a medida que sabemos más, esa figura que se tenía al principio se rompió porque, en ocasiones, el socio industrial pasaba a ser el socio capitalista. Estos contratos eran por un viaje. Es también un sistema en el que por lo tanto, si hay pérdidas lo pierde el socio capitalista y si hay ganancias se reparten.

Societas Maris: propia de Génova

Collegantia: propia de Venecia. Son, por lo general, contratos mercantiles igual que la Comanda, pero aquí, el socio industrial, también aporta dinero, 1/3 ó ½, las pérdidas se reparten en proporción y las ganancias en mitades.

Navegación en conserva: trataba de buscar momentos en los que varios barcos fueran a partir para salir juntos, protegerse y tratar de evitar la piratería.

La Carta de Marca y Represalia: permitía, en caso de ser atacado por un barco con pabellón de otro reino (piratería) que se denunciara al rey y este les concedía la carta, por la que se les permitía atacar a un barco de ese reino para recuperar las pérdidas.

Había también asociaciones (Compagnia) de mercaderes; ya no van de cualquier forma, era una operación más importante. Era una asociación de mercaderes, sobre todo en las grandes ciudades de Italia, que aportan su capital y sus productos y tienen representantes a sueldo y comisión por todas partes. Estas Compagnias, recibían el nombre de la familia más poderosa o de la que hubiera aportado más dinero, pero no necesariamente eran familiares, la idea era fomentar una cohesión muy estrecha para fomentar este parentesco ficticio.

Estas sociedades vinculaban capital y personas, pero desde el siglo XVI será muy frecuente que la relación sea entre capitales.

One Response to “ALGUNAS CARACTERÍSTICAS E INSTRUMENTOS DE LA VIDA FINANCIERA MODERNA”

  1. Fernando Rodamilans

    Buenos días, Rosa, en el artículo haces referencia a las tensiones inflacionistas provocadas por un valor nominal superior al intrínseco en una economía metálica como la del S. XVII. Me gustaría comentar cómo entiendes que se traslada a los precios ese desajuste de valores nominal-instrínseco.

    Al igual que los monetaristas, yo creo que la principal causa de procesos de inflación es el aumento de la masa monetaria, que afectará a la economía real a través de un injustificado aumento de la demanda agregada (para una oferta relativamente invariada, claro (1), provocando el subsiguiente incremento de los precios. Esta parte de la teoría monetarista creo que sí debería ser aplicable a la Edad Moderna. De hecho no es original del S. XX, sino que resume la teoría cuantitativa del dinero, formulada en el S. XVI.

    La mayoría de las puntualizaciones que se han hecho al respecto de esta teoría, por los propios monetaristas y sobre todo por el profesor Friedman, creo que tienen que ver con un tipo de economía en la que el dinero carece de valor intrínseco (una economía “post Bretton Woods”, por decirlo de alguna manera) y en la que los mercados financieros actúan con pulsiones casi ajenas a los mercados industriales, así como con una desregulación considerable. Es decir, que no afectarían a la economía de la Edad Moderna.

    Ahora bien, me gustaría saber qué factores de rigidez de los mercados – financieros y reales – afectaban a la economía del S. XVII, es decir, qué actuaciones intervencionistas de los estados perduraban en esa época, ya que podrían invalidar la lógica del proceso. Por ejemplo, sé que los reyes bajomedievales establecían ordenamientos de precios / posturas, limitaban los tipos de interés, controlaban los movimientos de mano de obra a través de los gremios, etc. Pero desconozco la situación precisa en la Edad Moderna, donde los estados eran lo suficientemente fuertes com para intervenir a través del gasto público, y no sólo mediante regulaciones. También me gustaría conocer si se produjo un incremento de la oferta – de forma general – inmediatamente antes de los grandes ciclos de inflación del S. XVII. Ignoro si hay herramientas historiográficas suficientes para avanzar por esta vía.

    Muchas gracias por tu trabajo y muchos saludos.

    (1) Aunque los neokeynesianos insisten constantemente en que el incremento de la masa monetaria provocará un incremento del PIB, esto sólo sucede en una primera fase del ciclo inflacionista, y en el caso de que la economía afectada por el aumento de MM se halle en una situación de defecto de oferta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  Posts

1 2 3 4
June 6th, 2007

¿QUÉ ES LA HISTORIA CULTURAL?. CAP. 2

CAP.2 PROBLEMAS DE LA HISTORIA CULTURAL Un siglo después de su publicación, las obras de los grandes clásicos,Burckhardt y Huizinga, muestran al […]

May 8th, 2007

¿Qué es la Historia Cultural?, un libro de Peter Burke (capítulo 1)

¿QUÉ ES LA Hª CULTURAL? PETER BURKE Peter Burke[1] (nacido en 1937)historiador británico. Doctorado por la universidad de Oxford. Durante dieciséis años […]

March 11th, 2007

APUNTES SOBRE BIBLIOGRAFÍA

Hace no mucho unos amigos decidieron apuntarse al gimnasio. Entusiasmados con la idea de ponerse en forma acudieron a unos […]

March 2nd, 2007

RETRASO EN LAS NOTICIAS

Lamento anunciaros que me estoy retrasando un poco en la publicación del artículo referente a bibliografía sobre la vida económica de […]

February 15th, 2007

NUEVA ETAPA

Con el término del cuatrimestre se dan por concluidas las clases de la asignatura “Historia Económica en la Edad Moderna” […]

February 15th, 2007

“LOS NOBLES Y LOS CURAS NO PAGAN”

“Los nobles y los curas no pagan”, poco más se sabe al salir del instituto sobre la Historia Económica en […]

February 11th, 2007

COMENTARIOS

Hoy (domingo, 11 de febrero de 2007) he recibido bastante emocionada el primero de los comentarios a uno de mis artículos. […]

February 10th, 2007

LOS PRECIOS

Determinar el papel de la influencia de los precios en un sistema económico es algo fundamental, puesto que mediante el […]

February 10th, 2007

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS E INSTRUMENTOS DE LA VIDA FINANCIERA MODERNA

A pesar de que los instrumentos financieros no se crearon en la Edad Moderna, tienen su origen en el Medievo, […]

January 27th, 2007

ESTADO Y FINANZAS

Las haciendas de los distintos estados europeos se veían, a comienzos de la Edad Moderna, como organismos obsesionados por aumentar […]