List

Junto a la agricultura, el comercio es otra de las actividades económicas claves de este período. Caracterizado por la mejora de los medios de transporte y el descubrimiento de nuevos territorios con los que establecer nuevos circuitos, el comercio vive un momento dorado a partir del siglo XVI, aunque en la siguiente centuria podemos distinguir un periodo de contracción del comercio que no llega a afectar al mundo colonial.

El mejor modelo para entender el comercio del XVI es el área mediterránea, donde el siglo económico del Mediterráneo acaba hacia el 1580, momento a partir del cual comenzará a padecer la crisis que se mantendrá hasta el XVIII.

El Mediterráneo fue el primer lazo entre Europa y Oriente, bien por el transporte terrestre, bien por mar (mar Rojo y Golfo Pérsico). Su proyección se hace especialmente sensible en la Europa septentrional, fundamentalmente por el enlace Norte-Sur que se fortalece a través del llamado “Camino Español”, que nace en el Mediterráneo y llega hasta Flandes y el mar del Norte.

Los productos que se comercian en el área mediterránea son:

1- Comercio de abastecimiento: fundamentalmente alimentación. Es fundamental el comercio de la sal, que tiene núcleos productivos de importancia en Chipre y la Península Ibérica.
2- Comercio de las especias: monopolizado en el XVI por genoveses y venecianos. Las especias son usadas como conservantes y en la farmacopea. Aquí destacan la pimienta, que procedía en su mayor parte de Indonesia y que durante el XVII caerá en manos de los portugueses, holandeses e ingleses que comercian a través de Índico, y la nuez moscada, producto que venía fundamentalmente de Ceilán.
3- Productos que llegan asociados al comercio de especias: esto es, la seda, la porcelana y la piedras preciosas.

El área mediterránea entró en crisis a la altura de 1570/80 a consecuencia de la inestabilidad política, el bloqueo del Imperio Otomano que no agilizó los intercambios y la subida del comercio atlántico.

Otro de las plazas claves del comercio de los siglos XVI y XVII es el área báltica, un espacio que poco a poco irá buscando su proyección hacia el mar del Norte y que provocará el conflicto por su control entre suecos y holandeses e ingleses en la Guerra de los Treinta años.

Entre sus principales productos podemos destacar el arenque. Asimismo, podemos distinguir dos formas de comercio en el Báltico:

Terrestre: negocio de mantenimiento, productos tales como cereales (procedentes de las Tierras Negras ucranianas), pescado, lana, pieles, madera y cobre.

Marítimo: También comercian con cereales y ganado. Su producto estrella es el pescado en salazón, producto que llevará a los países bálticos a la búsqueda de bancos de pesca más allá de Noruega. Este comercio se vio potenciado por el fluyt, barco ideado por los holandeses y que tiene como objetivo conseguir un mayor tonelaje.

Por último, el entorno comercial clave de la Edad Moderna es el área atlántica, donde podemos distinguir un comercio de tipo continental y otro de tipo colonial. Desde el siglo XVI su proyección supera las del área mediterránea y báltica juntas.

Comercio atlántico continental: es un negocio de cabotaje que une la parte más septentrional y la más meridional de Europa. Es un comercio de abastecimiento, en el que los barcos transportaban una carga prioritaria y otros productos secundarios. Entre las cargas prioritarias podríamos destacar la sal y el vino, productos que son imprescindibles en esos años y cuyo comercio se realizaba, fundamentalmente, de sur a norte.

Comercio atlántico colonial, donde, a su vez, podemos distinguir dos subespacios:

Comercio atlántico colonial de las Indias Orientales: Desde el siglo XV existe una pugna entre Portugal y Castilla por conseguir el control de la ruta marítima a Oriente. Portugal consiguió el dominio de las costas africanas y durante mucho tiempo mantuvo el monopolio del comercio con la parte asiática. Posteriormente, durante el XVII, encontramos que los holandeses comienzan a hacerse presentes en Asia.

El caramelo del comercio con Oriente eran Japón (cuyo puerto comercial era Nagasaki) y China (que tenía en Cantón el único espacio para el mercado con los europeos), las grandes potencias asiáticas que exigen unos requisitos muy estrictos a aquellos que quieran comerciar con ellos. En efecto, los Tokugawa y los gobernadores chinos sólo aceptan vender sus productos a cambio de recibir plata u oro, y armamento. Por este motivo, cuando se consigue potenciar la extracción de metales preciosos de las minas americanas, africanas o europeas, el comercio con el Extremo Oriente se intensifica.

Los europeos acudían a Asia especialmente interesados por las especias, entre las que destaca la pimienta. Este producto sufrió una crisis entre los años 1620-1630, consecuencia de los cambios en la alimentación y la caída del precio de la carne, además de la llegada de nuevos productos procedentes de América.

También el comercio de esclavos tuvo su proyección oriental. Aquí los protagonistas fueron, en primer lugar, los árabes que ocuparon el África sahariana y subsahariana, creando lo que se ha denominado la corriente oriental de la esclavitud negra.

Comercio atlántico colonial de las Indias Occidentales: de las colonias llegaron entre otros, café y azúcar, productos de un elevado elitismo. También está presente el tabaco, que fue bien recibido por los gobiernos europeos por su altísimo rendimiento fiscal, puesto que constituía una renta estancada. El chocolate, otro de los productos americanos, encontró el apoyo de los cortesanos europeos, pero chocó con la oposición de la Iglesia.
A América llegaban productos manufacturados y esclavos procedentes de África. El “comercio de negros” supuso un cambio importante para el sistema económico predominante en muchas de las zonas de América, la plantación, característica de las explotaciones de algodón, café y tabaco. Asimismo, en zonas como Brasil, los negros llegaron a constituir una parte importantísima de la población.

De esta forma, algunos estudiosos hablan de un comercio triangular atlántico, establecido entre Europa, África y América.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  Posts

1 2 3 4
June 6th, 2007

¿QUÉ ES LA HISTORIA CULTURAL?. CAP. 2

CAP.2 PROBLEMAS DE LA HISTORIA CULTURAL Un siglo después de su publicación, las obras de los grandes clásicos,Burckhardt y Huizinga, muestran al […]

May 8th, 2007

¿Qué es la Historia Cultural?, un libro de Peter Burke (capítulo 1)

¿QUÉ ES LA Hª CULTURAL? PETER BURKE Peter Burke[1] (nacido en 1937)historiador británico. Doctorado por la universidad de Oxford. Durante dieciséis años […]

March 11th, 2007

APUNTES SOBRE BIBLIOGRAFÍA

Hace no mucho unos amigos decidieron apuntarse al gimnasio. Entusiasmados con la idea de ponerse en forma acudieron a unos […]

March 2nd, 2007

RETRASO EN LAS NOTICIAS

Lamento anunciaros que me estoy retrasando un poco en la publicación del artículo referente a bibliografía sobre la vida económica de […]

February 15th, 2007

NUEVA ETAPA

Con el término del cuatrimestre se dan por concluidas las clases de la asignatura “Historia Económica en la Edad Moderna” […]

February 15th, 2007

“LOS NOBLES Y LOS CURAS NO PAGAN”

“Los nobles y los curas no pagan”, poco más se sabe al salir del instituto sobre la Historia Económica en […]

February 11th, 2007

COMENTARIOS

Hoy (domingo, 11 de febrero de 2007) he recibido bastante emocionada el primero de los comentarios a uno de mis artículos. […]

February 10th, 2007

LOS PRECIOS

Determinar el papel de la influencia de los precios en un sistema económico es algo fundamental, puesto que mediante el […]

February 10th, 2007

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS E INSTRUMENTOS DE LA VIDA FINANCIERA MODERNA

A pesar de que los instrumentos financieros no se crearon en la Edad Moderna, tienen su origen en el Medievo, […]

January 27th, 2007

ESTADO Y FINANZAS

Las haciendas de los distintos estados europeos se veían, a comienzos de la Edad Moderna, como organismos obsesionados por aumentar […]